Mi Huerto Urbano

La HuerTita de Mer

La relación entre el huerto urbano y la Gastronomía es evidente.

Un huerto urbano es una magnífica forma de cultivar tus propias verduras si vives en la ciudad, Es una gran satisfacción poder consumir nuestros propios cultivos, sabiendo que consumimos.

Un hobby apasionante y educativo para los niños y es una alternativa sostenible para la producción de verduras frescas, a escala doméstica.

Desde una visión arquitectónica también aunque aparentemente menos directa.

El gran Le Corbusier ya defendía la terraza jardín como una de las premisas de la arquitectura moderna. Hoy en día se trata de una corriente urbanística que va ganando adeptos y es cada vez más frecuente ver estructuras con soluciones verdes, que proponen en algunos casos el uso de materiales orgánicos, sistemas constructivos tradicionales y la incorporación de espacios verdes en los lugares donde antes no solía hacerse (azoteas, balcones, fachadas, patios, etc.)

Transformar las tristes azoteas en áreas verdes, balcones y patios en huertos, además de brindarnos nuevos espacios para disfrutar de los elementos de la naturaleza, presentan una serie de ventajas en favor de la ecología, entre las que destacan: el aprovechamiento de las aguas pluviales; mayor eficiencia energética; beneficios a nivel fisiológico y sicológico; y la producción de plantas y vegetales para consumo humano, entre otras.

Los huertos urbanos se comenzaron a popularizar en la segunda guerra mundial, se usaron en las ciudades de Estados Unidos para producir el 40 % de los alimentos. Han sido fundamentales durante momentos difíciles en que los alimentos escaseaban.

A nivel doméstico la finalidad de estos huertos, no es la de suplir una cantidad importante de alimento, sino  la de fomentar hábitos alimenticios más saludables, mejorar tu salud y la de los tuyos.  

A una escala un poco mayor y fomentada por algunos Ayuntamientos, se está creando la conciencia en las personas de lo importante de los Huertos Urbanos como una medida ecológica, dentro del calentamiento global

Alimentamos una cultura que en algunas ciudades se había perdido. ****

Nos hace entender, valorar y respetar la naturaleza.

Aumentamos las zonas verdes en las ciudades, tan necesarias en la mayoría de ellas.

Reducimos nuestra huella de carbono ya que los productos son locales, tan locales que no tenemos que movernos de casa para obtenerlos.

Hay muchas personas como yo que han descubierto descubriendo una afición que les permite desconectar del estrés del trabajo y de la vida de las grandes ciudades.

 

Los Huertos Urbanos tienen un importante valor social entre sus participantes, ya que les permite ocupar su tiempo, favorecen la creación de un tejido de nuevas relaciones y mejoran su calidad de vida mediante una actividad física muy positiva para su salud. También tienen un alto valor medioambiental para la ciudad, ya que se convierten en nuevos espacios verdes públicos en los cuales el huerto es el protagonista.

Otros aspectos a destacar son su función de educación medioambiental, mediante actividades para los colegios que permiten a los niños y niñas conocer el mundo de la jardinería, horticultura y paisajismo.

También tiene una función social de convivencia entre generaciones, ya que las actividades educativas que se realizan en los huertos urbanos facilitan la relación entre los niños y la gente mayor.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.